Archivo de Etiquetas:Motivación

Islas Baleares, Palma de Mallorca – Taller #01 de Coaching y Motivación – para aquellos que quieren mejorar

El entorno

     Algo que siempre me llamó la atención es el inmovilismo generalizado en Palma. Hay personas que logran reunir los requisitos necesarios para iniciar negocios, refiriéndome con ello a pequeños negocios en un local más o menos bien situado en una calle transitada y que comercia con bienes de consumo al alcance de un amplio sector de la población.

     Si bien el principal nicho de negocio está fundamentado en los arrendamientos y alquileres de fincas, locales, plazas de garaje, trasteros, etc. el resto de oferta de negocios son bastante repetitivas: principalmente hostelería, alimentación, ropa y calzado, consultoría, talleres de reparación, reformas y una amplia gama de microempresas basadas en el bajo precio.

Palma de Mallorca

Vista panorámica de la ciudad de Palma de Mallorca.

     Cabe mencionar el bajo entusiasmo por emprender nada que se salga del marco de la especulación inmobiliaria. Tal vez se prefiere un modelo de negocio conocido aunque menos rentable que en décadas anteriores.

Los destinatarios

     Mi propósito es abrir los ojos a los jóvenes, ya que de ellos vendrá el cambio, tanto de visión como de modelo. No me parece una decisión baladí, sobre todo cuando se percibe un elevado inmovilismo basado en la comodidad de vivir a partir de la renta de un inmueble y sin tener que trabajar propiamente.

     Este modelo, que a priori pudiera parecer la solución para un modo de vida asegurado es precisamente la mejor manera de estancarse en el conformismo, en la tranquilidad y en la seguridad del “no tener que moverse” para poder vivir.

     No es que quiera echar por tierra el modelo que muchos mallorquines explotan actualmente, pero sí pongo el dedo en la llaga cuando con ello se mantienen en su zona de confort.

Qué trabajaremos en el taller

     En este taller vamos a trabajar sobre todo en aspectos como el conocerse a sí mismo, así como las posibilidades que tenemos como personas individuales y en nuestra vida social.

     Realizaremos actividades dinámicas donde pondremos en práctica herramientas de desarrollo personal e interpersonal.

     Entenderemos de qué manera un coaching motivacional nos ayuda a poner en juego todas nuestras aptitudes, corregir viejos hábitos que no nos dejan progresar en nuestro desarrollo y madurez. En este sentido y como resultado de una dinámica de coaching grupal obtendremos nuestro diagrama iceberg, herramienta básica para entender nuestro modelo de toma de decisión y resultado de nuestra formación personal.

     Así que eres un joven inquieto cansado de la rutina y con deseo de aspirar a algo más que el ritmo de vida de la isla, tal vez te interese asistir a este ciclo de talleres que realizaremos periódicamente.

Madrid, Palma de Mallorca – Qué es el coaching personal – para todos los que quieren un cambio

     Probablemente hayas escuchado la definición de coaching personal o coaching de vida que comúnmente se da: es el proceso mediante el cual se consigue que uno alcance la mejor versión de sí mismo. Sin embargo son pocos los que han profundizado un poco más en cómo funciona esta práctica y son menos aun los que se han expuesto a un proceso de coaching personal.

Sesiones de coaching personal, primer paso en el cambio a mejor.

Sesiones de coaching personal, primer paso en el cambio a mejor.

Los beneficiarios y defensores del coaching

     Mucho se ha escrito acerca de los beneficios del coaching personal. No son pocos los que han experimentado cambios significativos que han ayudado a reconducir su vida, ya sea en forma de reducción o eliminación del estrés cotidiano, ya sea mejorando sus relaciones sociales o incluso eliminando conductas nocivas recurrentes y transformándolas en otras que fomenten el crecimiento personal.

     Lógicamente, es necesario alinear valores, pensamientos y actitudes. La manera de conseguir un buen cambio es dirigir nuestras acciones a partir de una base fundamentada en nuestros pilares –nuestros valores y principios éticos- que, alineándose con todo aquello que conforma nuestro modo de pensar –lo aprendido a lo largo de nuestra vida, nuestra educación, costumbres, etc.- se materialice precisamente en nuestros actos.   

     De una manera u otra participar en sesiones de coaching personal de manera individual ha contribuido de manera exponencial al cambio, y este cambio ha sido siempre positivo.

Los perjudicados o desconocedores del coaching

     Ni que decir tiene que no faltan aquellos que ni conocen las ventajas de recibir sesiones de coaching individualizado. Muchas veces el problema radica en el desconocimiento de algo tan sencillo como desconocido, y lo desconocido muchas veces se percibe como algo inquietante e incluso algo que hay que evitar.

     Está claro que nuestra tendencia natural a optar por “deja las cosas como están, no inventes”, “haz las cosas así, porque siempre se han hecho así” o  “conseguir las cosas cómodamente, pulsando un botón (con el mínimo esfuerzo)” no ayuda nada en el camino para alcanzar nuestras metas, ¿por qué? Porque todo requiere un mínimo esfuerzo y en la dirección correcta.

Como conclusión

     Personalmente pienso que un coaching no directivo es la mejor opción para que uno pueda conseguir mejoras permanentes incluso en un corto plazo de tiempo, con objetivos alcanzables y adecuados a las habilidades de cada uno.

     Ojalá pudiese conseguir que cada cual tuviese una sesión de prueba para que pudiese experimentar el potencial de esta práctica. La cuestión es que el coaching sólo es efectivo si la persona que lo recibe está dispuesta a enfrentarse con sus miedos, dispuesta a romper con hábitos nocivos y con una mente abierta que le permita analizarse y conocer sus posibilidades. 

Madrid – Motívate y actúa – para emprendedores, trabajadores, empresarios con ánimo de mejorar

     Soy de la opinión de que todos intuimos las cosas que nos gustan, sólo que no siempre somos conscientes de ello. Y mucho menos nos paramos a ver si estamos alineados para conseguir eso que queremos.

     Cada cual tenemos nuestros anhelos, por ejemplo: me podría a lo mejor gustar tener un cuerpo atlético, dirigir una empresa de éxito, realizar una expedición de alta montaña, llevar una vida sana, etc. Sin embargo, y muy lejos de lo que la lógica y la realidad nos demuestran, no hacemos absolutamente nada para conseguir estas metas. De hecho, solemos llevar a cabo acciones que echan por tierra dichos logros.

     Como se suele afirmar “De lo dicho a lo hecho, hay un largo trecho”. Y es que conseguir nuestros objetivos deseados tienen que darse dos circunstancias.

La motivación y tener claras nuestras metas es fundamental para conseguir nuestros objetivos.

La motivación y tener claras nuestras metas es fundamental para conseguir nuestros objetivos.

1. Nuestra meta debe estar alineada con nuestros principios.

     Puedes obligar a tu hijo a que estudie una carrera universitaria que no le gusta y en el “mejor” de los casos terminarla e incluso llegar a trabajar de algo relacionado con lo que cursó. Sin embargo, será la persona más infeliz del mundo. Porque para nada ese objetivo estaba entre sus anhelos e inquietudes, ni defendía principios o valores grabados en su persona desde que era un niño.

2. Para conseguir una meta hay que actuar hacia su consecución.

     Por razonable que parezca nos pasamos la vida postergando, procrastinando, aplazando las cosas que realmente nos conducirían a nuestra realización personal, y dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo a realizar acciones muchas veces mecánicas, rutinarias y totalmente irrelevantes para culminación de nuestras metas más deseadas.

¿Quieres ser feliz? Motívate y actúa.

     Deshazte de todo lo que no necesitas, de todo lo que no te aporta nada útil. Márcate una meta. Si es una meta con un camino muy largo hasta su consecución mejor fija varias etapas más cortas hasta su culminación. Cada pequeña etapa es un pequeño reto, una pequeña batalla.

     ¿Quieres tener un cuerpo atlético? Planifica una rutina deportiva cada día y analiza el avance regularmente. ¿Quieres dirigir una empresa con éxito? Si sabes lo que hace falta, hazlo. Si no, asesórate y busca apoyos que te ayuden, ábrete a nuevas ideas, pruébalas en la medida de lo posible, equivócate, rectifica, aprende y avanza. ¿Quieres llegar a la cima de una montaña? Si sólo no sabrías, busca guías o profesionales que te acompañen. Ahora bien, si te planteas realmente conseguirlo prepárate física y mentalmente para lograrlo. ¿Quieres llevar una vida sana? Deja de comer comida basura, haz regularmente deportes que te gusten y te motiven, come sano.

     Como ya dije anteriormente, todos sabemos a grandes rasgos lo que nos ayuda a conseguir nuestros objetivos. Unos retos son más exigentes que otros y lo que está claro es que para conseguir una meta hay que estar dispuesto a sacrificarse un poco. ¿Cuándo fue la última vez que luchaste por conseguir algo? ¿No sería más reconfortante y motivador trabajar cada día por lo que anhelas, que buscar excusas y vivir resignado o frustrado por no conseguir nunca lo que siempre quisiste? Si has leído este artículo hasta el final ya has dado el primer paso.

Madrid y aledaños – Emprender sí, ¿pero cómo? – para personas con visión empresarial, gente con motivación e ideas

   En la actualidad es muy frecuente plantearse emprender algo, montar un negocio, reinventarse… pero tanto se ha escrito sobre este asunto que se han dado por aceptadas algunas ideas erróneas e invalidantes. Y lo cierto es que existen muchas personas que, ya sea por vocación o por necesidad vital, se han planteado esta vía como solución a su situación actual.

   Algunas preconcepciones como la influencia de nuestra edad, de nuestra previa formación, nuestra experiencia en los negocios, o nuestra escasa solvencia económica, son algunos ejemplos de excusas que nos solemos fijar para no enfrentarnos al reto de iniciar una idea de negocio; lo cierto es que no dejan de ser sino prejuicios que no nos dejan progresar ni mejorar nuestra situación actual.

¿Emprender depende de la edad?

   Es cierto que la edad puede suponer para muchos una traba a la hora de emprender, sobre todo desde el punto de vista de las subvenciones previstas para aquellos que desearían iniciar un negocio. Lógicamente en el panorama empresarial actual no se está teniendo en cuenta a un gran sector poblacional de personas de mediana edad que actualmente están desempleadas.

Es crucial a la hora de emprender un negocio tener muy claro cuáles son las claves del juego.

Es crucial a la hora de emprender un negocio tener muy claro cuáles son las “claves del juego”.

   La realidad, salvo contadas excepciones, apunta a la concesión de algunas subvenciones y ayudas a los más jóvenes (hasta 25 años de edad), muchas veces con proyectos dirigidos a las TIC, y preferiblemente a las chicas, eso sí, que cumplan una serie de requisitos.

   Independientemente de la dotación de la ayuda, de si realmente se puede hablar de beneficio fiscal o simplemente de préstamos con devolución a un bajo interés, lo que más influye es el apartado económico es contar con los fondos suficientes como para arrancar tu startup y poder mantenerla al menos durante los primeros seis meses (sino un año) en previsión de que pueda crecer con el suficiente ritmo como para alcanzar el punto de generar beneficios dentro de ese tiempo de supervivencia.

   En este punto conviene señalar que tan importante es buscar los fondos, préstamos, crowdfunding o lending, como no embarcarse en más de lo que podamos remontar. Para ello ayuda bastante realizar un Plan de Negocio y un lienzo del modelo de negocio (Business Model Canvas). Tengamos en cuenta que, como en cualquier proyecto, los costos y el tiempo pueden (y suelen) sufrir variaciones que hacen que se dilate (como término medio) un 21% más de lo previsto, y para eso habiendo hecho bien los deberes previos.

   En cualquier caso, si para nada se te pasa por la cabeza tener que recurrir a ningún tipo de subvención, la edad no es algo que te limite.

Tengo una buena idea de negocio ¿basta con eso?

   Por desgracia, el mercado está lleno de visionarios que se arriesgaron por una idea de valor, simplemente porque su producto o servicio sencillamente no era adecuado para los potenciales clientes que esperaba, porque era demasiado avanzado, por falta de marketing, falta de fondos para avanzar, etc.

   Conviene hacer un estudio previo de viabilidad, no sólo a nivel económico, sino a nivel de adecuación a los requerimientos y necesidades de nuestros clientes. En este sentido al menos habría que realizar un focus group bien dirigido o incluso un detallado estudio de mercado si se quiere afinar más.

¿Qué es lo que no puede faltar a la hora de emprender mi negocio?

   No hay una fórmula magistral que garantice el éxito en el lanzamiento de un negocio, sobre todo dada la variabilidad y rapidez con la que cambia el mercado y las necesidades del público. Lo que sí es cierto que influye de manera determinante son una serie de cualidades que permiten no sólo iniciarlo con éxito, sino también mantenerlo ante los imprevistos e incluso crecer de manera sostenible en el tiempo. Algunas de esas cualidades son: la motivación, la actitud, la proactividad, la creatividad y la resiliencia.

   Desglosaré próximamente los detalles de estas cualidades, de qué manera afectan tanto al desarrollo de nuestro negocio como a nuestra vida, y qué soluciones de mejora existen con este planteamiento.

Madrid y alrededores – ¿Eres genuino o te dejas llevar? – para personas con talento, gente con visión, gente con ideas geniales

     A lo largo de la historia nos topamos con nombres de personas que, de alguna manera, han contribuido con aportaciones más avanzadas al tiempo en el que les toca vivir.

     Podríamos pensar que sólo es dado en grandes genios la realización de grandes obras, como Albert Einstein, Wolfgang Amadeus Mozart o Leonardo Da Vinci. O tal vez que la mayoría de los genios sólo pueden destacar en campos de índole artística, como Pablo Picasso, Salvador Dalí, o Antonio Gaudí.

     Pero lo cierto es que podemos encontrar estos destellos de gente genial en otras disciplinas. Así podemos mencionar a Joseph Wilson Swan como el inventor de la primera lámpara incandescente, o a Henry Ford como el creador de la primera línea de ensamblaje de producción en serie.

A lo largo de la historia contamos con innumerables ejemplos de personalidades que destacaron en alguna disciplina.

A lo largo de la historia contamos con innumerables ejemplos de personalidades que destacaron en alguna disciplina.

     Entonces, es cuando nos sobrevienen a la mente algunos nombres que destacan en el terreno de los negocios empresariales, y es aquí cuando empezamos a matizar ¿se trata de genios o de personas con talento para una disciplina como son los negocios? Bill Gates (fundador de Microsoft) era un genio de los negocios, tenía talento empresarial o un tipo con una sorprendente visión estratégica.

     Pongamos como ejemplo ahora a Steve Jobs. En los años 80 desarrolló el primer ordenador personal con interfaz gráfica y la posibilidad de interactuar con un ratón en vez de a través de una línea de comando. En la década de los 90 transformó la industria de la animación cinematográfica con el lanzamiento de Toy Story. Sospecho que destacar en dos décadas no puede ser fruto de la casualidad; tal vez es cuestión de tener claros una misión, visión y objetivo.

     Pero, si es sólo cosa de tener claros estos principios y que nos acompañe un poco la fortuna… ¿no deberíamos apostar cada día por el desarrollo de nuestras habilidades si quisiéramos que el día menos pensado nuestra genuinidad destacara con alguna genialidad sobre el resto de los mortales? ¿No será crucial mantener esa actitud motivada y constante?

Madrid y alrededores – Días buenos, días malos – para todos los públicos, luchadores, incansables, sufridores

Un marco variable

     Hay días mejores unos que otros, eso es indudable. La cuestión es que a todos nos gustaría que siempre fueran lo mejor posible y la cuestión es que mantener el nivel 100% elevado suena utópico. Pero ¿se trata realmente de una cuestión de resultados o depende más bien de nuestra percepción? En cualquier caso, lo que es seguro es que se trata de una apreciación subjetiva, ya sea sujeta a criterios externos a nosotros o bien a criterios propios que nos impongamos.

     Dado que está sujeto a una apreciación, parece buena idea de todos modos tratar de mantener una actitud motivada, una tendencia positiva, una manera optimista de ver las cosas. La buena noticia es que depende de nuestra voluntad el hecho de querer ver las cosas desde un punto de vista que nos enriquezca y anime o que nos empobrezca y deprima. Podemos apreciar fácilmente este fenómeno en personas que parecen irradiar energía positiva mientras que otras, por el contrario, parece que se levantaran con el pie izquierdo.

Hay días en los que nos paramos a pensar y hacemos balance tanto de aciertos como de fallos.

Hay días en los que nos paramos a pensar y hacemos balance tanto de aciertos como de fallos.

     Resulta importante no olvidar que la autoestima no debería fluctuar según sea el desempeño de nuestro día. Un día puedo tener un día muy productivo y otro sentir que no he avanzado nada, y no por ello significa que las cosas estén bien ni mal, ni que “esté fastidiando las cosas”.

     Por otro lado, tenemos una fuerte predisposición humana a catalogar las situaciones en “buenas o malas” según la visión que tengamos de ellas según sirvan a nuestros intereses y fines humanos.

Una solución es lo que quiero

     La postura que parece más razonable es mantener una actitud reflexiva y proactiva. Si tienes la percepción de que tus días son todos iguales de insípidos es muy probable que necesites dar un giro a tu vida, plantearte nuevas metas y estar dispuesto a cambiar, atreverte con cosas diferentes.

     Nuestra mente puede ser un arma de doble filo: “La mente es un excelente sirviente pero un pésimo amo”, todo depende de cómo la utilicemos. Por eso siempre recomendaré los hábitos saludables tanto en lo relativo al cuerpo como a la mente.

     Espero por lo menos que hayas disfrutado leyendo este pequeño artículo y haberte hecho reflexionar. Por cierto, ¿has analizado tu día de hoy? Pienso que si realmente te ha hecho reflexionar lo suficiente podrás responder a la pregunta de ¿qué hace falta para que mañana sea un gran día?

Madrid y alrededores – El secreto del éxito – para empresarios, emprendedores, gente de negocios …

   A menudo, al ver en las redes sociales personas que parecen haber alcanzado el éxito en sus vidas, nos preguntamos cuáles habrán sido sus claves para conseguirlo. En primer lugar vamos a hacer la aclaración de que el “éxito” como tal no es un estado de gracia por el cual todo te vaya bien. Hay multitud de aspectos en la vida en los cuales uno podría considerarse exitoso, como por ejemplo en economía, en salud, en amor, en relaciones sociales, etc. y no necesariamente por ser exitoso en algo nos ha de estar genial en todo.

   Aclarado este punto, una de las claves que se nos asegura como aspecto crucial es el hecho de buscar la excelencia realizando tareas que nos satisfagan. Es decir, que dediquemos nuestro esfuerzo a aquello que realmente nos motiva y nos encanta. La razón para afirmar esto está fundamentado en la idea de que para aquellas actividades que nos resultan más atractivas, nos va a costar menos esfuerzo dedicarnos a ellas, dado que disfrutamos incansablemente con su práctica.

El éxito como tal no tiene una receta mágica, pero sí puede sobrevenir como resultado de una serie de actitudes.

El éxito como tal no tiene una receta mágica, pero sí puede sobrevenir como resultado de una serie de actitudes.

   El problema es que muchas veces no se ve una correlación clara entre lo que nos apasiona y la posibilidad de dedicarnos a ello como negocio.

   En segundo lugar, y no menos importante, reconocer si en dicha actividad somos realmente buenos o al menos se nos da bastante bien. Del mismo modo que en la idea anterior, desenvolverse bien en dicha faceta ayuda a mantener el empuje, ya que no supone un esfuerzo personal.

   La disyuntiva surge cuando no coincide lo que nos apasiona con lo que se nos da realmente bien. En cualquier caso, parece evidente que prime lo que nos motiva siempre que podamos adquirir las habilidades necesarias para desempeñarlo con eficiencia.

   Por último, no olvidemos que debemos estar dispuestos a mantener una constancia y estar dispuestos a abandonar nuestra comodidad para asumir el reto y afrontar situaciones nuevas u obstáculos. Es crucial mantener nuestro nivel de esfuerzo diario, ya que muchas veces los resultados tangibles aparecen con el tiempo y el aprovechamiento de las oportunidades que surjan. En ocasiones se percibe como si librásemos batallas diarias, y no es sino a fuerza de ganar batallas y de aprovechar la oportunidad que se consigue la anhelada victoria.

Madrid y alrededores – La realidad de las empresas y tu potencial – para empresarios, trabajadores y emprendedores

Desmitificando la situación de muchas empresas en la actualidad

     A menudo tenemos una imagen distorsionada acerca de la grandiosidad y funcionamiento de una empresa. Es común pensar en ella como una entidad privada bien respaldada, con un equipo de profesionales trabajando incansablemente tras ordenadores y documentos para darnos un buen servicio y satisfacer nuestras demandas. En efecto, ese sería un buen objetivo empresarial que, por desgracia muchas pymes y empresarios olvidan.

     No pretendo con esto desprestigiar la labor de muchas entidades, que día a día realizan su tarea con gran efectividad. Sin embargo, existen otras muchas que no por el mero hecho de tener mayor envergadura funcionan mejor; de hecho cuanto mayor es la infraestructura que poseen mayor aún parece ser el caos reinante.

A lo largo de la historia los métodos y condiciones de trabajo han ido mejorando (afortunadamente).

A lo largo de la historia los métodos y condiciones de trabajo han ido mejorando (afortunadamente).

     Sería muy recomendable que aquellos negocios donde ya se percibe la inseguridad y se suceden los errores, retrasos e ineficacias, tuvieran el valor de abrazar una postura crítica y abrirse al análisis de su situación frente al mercado y a la aplicación de nuevas formas de agregar valor a sus operaciones, si bien desean tener un negocio sostenible en el tiempo.

El poder de las personas como apuesta de futuro

     Es por ello que animo a todas aquellas personas que, ya sea porque desean formar parte de la plantilla de una empresa, o sea porque desean competir en el mismo sector que una de aquellas, desmonten la visión que tenían para acercarse un poco más a la realidad. La situación actual está haciendo que muchas grandes corporaciones tengan que reestructurar sus modelos de negocio para seguir compitiendo en un mercado cada vez más exigente y cambiante.

     Es por ello que a día de hoy tengan más futuro iniciativas ágiles, startups, freelancers y knowmads en general, capaces de adaptarse en muy poco tiempo a los proyectos y a los clientes. De ahí que el talento, la originalidad o la pasión desbanquen equipos de trabajo con métodos obsoletos y excesivamente burocratizados; muchas veces la motivación, las ganas de cambiar o la necesidad obligan a explorar nuevas alternativas de negocio, frente a las anquilosadas estructuras rígidas de una empresa tradicional.

     Por eso, tanto a nivel personal como a nivel empresarial, siempre recomendaré la aplicación de metodología ágil (Lean Management) y un coaching de valor. Esta, sin duda, se trata de una apuesta innovadora y sostenible, dependiente de nuestro propio core personal e independiente de los recursos materiales con que contemos.

Madrid – Motivación – para luchadores, autónomos, freelances, microempresas, emprendedores y empresarios

     Todo a mi alrededor carece de sentido… nada parece funcionar… me encuentro con situaciones injustas a diario… el mundo parece estar patas arriba o yo voy de cabeza… Probablemente sea una percepción de lo más compartida por muchos de nosotros a día de hoy, que tiene como caldo de cultivo el clima de crispación a varios niveles (laboral, emocional, económico, político,…) y del que parece que nadie puede sacarnos salvo nosotros mismos.

     Puedes tener un día de bajón de ánimo, puedes estar contra las cuerdas, puedes creer que te has esforzado muchísimo y no conseguir al final lo que te proponías. Y te diré algo: eso no quiere decir que hayas fracasado.

     ¿Tienes un plan de negocio perfectamente estructurado? ¿Conoces bien a tus socios o a la gente que realmente te apoya? ¿Tienes perfectamente claro quién eres, qué tienes y qué haces para ganarte la vida? ¿Dominas tu propuesta de valor, sabes hacerla llegar a tus clientes, interactuar con ellos, captar sus necesidades y fidelizarlos? ¿Sabes cómo mantener un márgen de beneficio en tu línea de negocio? Si sabes utilizar los conceptos anteriores en tu favor debería estar generándote ya beneficio, y no, no es cuestión de que no haya clientes en tu entorno.

Motivación: esa palabra tan conocida y tan olvidada de aplicar.

Motivación: esa palabra tan conocida y tan olvidada de aplicar.

     Vamos a suponer que ya tienes claras todas las cuestiones anteriores y que las aplicas de manera efectiva pero aún así no obtienes resultados positivos. Si es ese el caso y te sientes incapaz de remontar parece más bien un asunto relativo a tu motivación.

     ¿Crees realmente que tu iniciativa no funciona por culpa del entorno en el que te encuentras, por la imposibilidad de tener mejores medios de trabajo, personal a tu servicio? Te diré algo: el éxito de tu iniciativa tiene más que ver contigo y con tu motivación que con factores externos. Es muy cómodo echarle la culpa a la crisis económica, a los políticos, a las condiciones de precariedad laboral que estamos viviendo pero es tan inútil como culpar a las nubes de la lluvia (de hecho hacen falta varias condiciones más para que llueva).

Lo primero es aceptar el terreno de juego en el que toca jugar

     Como a un futbolista, a veces toca jugar bajo el frío extremo, la sobrecarga muscular, el calor sofocante, la presión de los contrincantes o los espectadores, la lluvia, el barro y hasta el hecho de entenderse con el resto de tus compañeros de equipo.

     La crisis económica está afectando a la mayor parte de la población, ningún político va a venir a darte un fajo de billetes y la situación de inestabilidad se ha apoderado de la sociedad.

Lo segundo es plantearme si estoy tratando de lograr un objetivo de manera errónea

     Hace falta un gran espíritu crítico y analizar la situación de tu negocio fríamente. Es difícil que una persona o alguien de un entorno cercano, familiar o amigo, te dé una visión neutra y no sesgada de la realidad de tu negocio. Por eso muchas veces es mejor recurrir a la objetividad del análisis de un consultor externo.

Lo tercero y último: descarga con todo lo que hay en ti

     No se trata de invertir todo tu capital al doble o nada. Me refiero a que deberías saber utilizar todas tus habilidades. Inteligencia aplicada a los negocios; comunicación efectiva para conectar con socios, colaboradores o incluso inversores; motivación y poder personal: no se trata de ganar una sola batalla, se trata de librar una lucha diaria, de aguantar un golpe tras otro cual peso pesado, porque si de algo puedes tener seguridad es que la vida te va a forjar con dureza y que si quieres conseguir algo tienes que estar dispuesto a sacrificarte y a dar lo mejor de ti para conseguirlo.

     Hay muchísimas formas de potenciar destrezas como la comunicación efectiva, las técnicas de negociación, la empatía para captar la atención de otras personas, coaching motivacional enfocado a objetivos concretos, técnicas de mejora de productividad basadas en metodologías ágiles, etc. Si necesitas ayuda en alguno de estos campos puedes ponerte en contacto conmigo porque te aseguro que el resultado de tus acciones es el resultado de tu actitud. Si lo tienes claro, conseguir una meta es sólo cuestión de tiempo. Te lo digo yo, que partí del cero absoluto.

¡Maldita sea, demuestra de lo que eres capaz!

Madrid – Días improductivos y tus sentimientos interiores – para autónomos, freelances y microempresas

     En tu andadura personal o laboral hay días que parece que estamos solos. Y lo cierto es que muchas veces es así. Esos días en los que has mandado correos electrónicos y nadie responde nada, has tratado de contactar con algunas personas pero no atienden al otro lado del teléfono, o incluso envías mensajes a través del Whatsapp pero nadie se da por aludido a pesar de comprobar con frustración que tu mensaje se recibió y visualizó perfectamente. Empiezas a plantearte preguntas raras como: ¿Me habré vuelto invisible? ¿Alguien ha mandado una consigna a todos mis círculos de conocidos para ignorarme? ¿Un hacker me está haciendo la vida imposible?…

     Efectivamente estos días en los que uno parece vivir en un mundo de mudos ocurren y no, no es que sean mudos, es que casi todo el mundo anda enfrascado haciendo multitud de tareas y no tiene tiempo de responder a tus comunicaciones.

Esos días en los que nada parece funcionar y nos sentimos tristes.

Esos días en los que nada parece funcionar y nos sentimos solos.

     Si a esta situación le sumas esas situaciones en que tenías planificados ciertos eventos y citas que finalmente te cancelan a última hora … pues sí, si no estás especialmente motivado puede minar un poco tu paciencia.

     Ya sólo falta que en ese mismo día los únicos que se acuerden de ti sean los bancos con sus facturas y domiciliaciones; alguna llamada telefónica que esperabas que fuera de un cliente pero que finalmente se trataba de un comercial tratando de venderte algo que no te interesa; o tu conexión a internet, tu ordenador o los ambos dejan de funcionar. Bueno, esto sí que parece ser un mal día.

     Pero te diré algo para que cambies de parecer. Hay gente abandonada a su suerte en la calle, sin amigos, sin techo, sin nada; hay personas con enfermedades terminales; hay personas que han perdido a un ser muy querido; hay personas que están perdidas y prisioneras en una situación de la que no son capaces de escapar. ¿Sigues pensando que tuviste un mal día? ¿Padeces alguna enfermedad, pasas hambre a diario, no tienes absolutamente a nadie que se preocupe por ti? Pues mira, me estoy tomando un momento para escribir estas líneas porque me preocupo por ti. No quiero que te maltrates de esa manera.

Días de soledad y de reflexión.

Días de soledad y de reflexión.

     Lo primero que quiero decirte es que somos seres individuales (aunque lógicamente seamos seres muy sociables), con lo que no todos los días tenemos que estar acompañados. No pasa nada porque un día nos lo tomemos para reflexionar.

     Si padeces alguna enfermedad pero no te impide realizarte como persona estoy seguro que puedes mejorarte a ti mismo. Si no te convences mira cualquier video de Nick Vujicic en Youtube. Te convencerás que un hombre puede estar roto por fuera pero completo por dentro.

     Puedes tener días malos pero en general sabes que es una situación temporal y que modificarla depende básicamente de tu pericia y tus habilidades personales más que de un entorno adverso.

     Mi recomendación es que aproveches esos días improductivos para hacer un “reset”, un “stop” en tu vida. Que reflexiones, que reorganices tu misión, visión y valores. Que definas tus objetivos, qué es lo que quieres realmente y si lo que estás haciendo te conduce a ello. Probablemente mañana sea otro día perfectamente normal en el que el mundo parezca volver a funcionar, así que no te martirices por ello.