Madrid – Motivación – para luchadores, autónomos, freelances, microempresas, emprendedores y empresarios

     Todo a mi alrededor carece de sentido… nada parece funcionar… me encuentro con situaciones injustas a diario… el mundo parece estar patas arriba o yo voy de cabeza… Probablemente sea una percepción de lo más compartida por muchos de nosotros a día de hoy, que tiene como caldo de cultivo el clima de crispación a varios niveles (laboral, emocional, económico, político,…) y del que parece que nadie puede sacarnos salvo nosotros mismos.

     Puedes tener un día de bajón de ánimo, puedes estar contra las cuerdas, puedes creer que te has esforzado muchísimo y no conseguir al final lo que te proponías. Y te diré algo: eso no quiere decir que hayas fracasado.

     ¿Tienes un plan de negocio perfectamente estructurado? ¿Conoces bien a tus socios o a la gente que realmente te apoya? ¿Tienes perfectamente claro quién eres, qué tienes y qué haces para ganarte la vida? ¿Dominas tu propuesta de valor, sabes hacerla llegar a tus clientes, interactuar con ellos, captar sus necesidades y fidelizarlos? ¿Sabes cómo mantener un márgen de beneficio en tu línea de negocio? Si sabes utilizar los conceptos anteriores en tu favor debería estar generándote ya beneficio, y no, no es cuestión de que no haya clientes en tu entorno.

Motivación: esa palabra tan conocida y tan olvidada de aplicar.

Motivación: esa palabra tan conocida y tan olvidada de aplicar.

     Vamos a suponer que ya tienes claras todas las cuestiones anteriores y que las aplicas de manera efectiva pero aún así no obtienes resultados positivos. Si es ese el caso y te sientes incapaz de remontar parece más bien un asunto relativo a tu motivación.

     ¿Crees realmente que tu iniciativa no funciona por culpa del entorno en el que te encuentras, por la imposibilidad de tener mejores medios de trabajo, personal a tu servicio? Te diré algo: el éxito de tu iniciativa tiene más que ver contigo y con tu motivación que con factores externos. Es muy cómodo echarle la culpa a la crisis económica, a los políticos, a las condiciones de precariedad laboral que estamos viviendo pero es tan inútil como culpar a las nubes de la lluvia (de hecho hacen falta varias condiciones más para que llueva).

Lo primero es aceptar el terreno de juego en el que toca jugar

     Como a un futbolista, a veces toca jugar bajo el frío extremo, la sobrecarga muscular, el calor sofocante, la presión de los contrincantes o los espectadores, la lluvia, el barro y hasta el hecho de entenderse con el resto de tus compañeros de equipo.

     La crisis económica está afectando a la mayor parte de la población, ningún político va a venir a darte un fajo de billetes y la situación de inestabilidad se ha apoderado de la sociedad.

Lo segundo es plantearme si estoy tratando de lograr un objetivo de manera errónea

     Hace falta un gran espíritu crítico y analizar la situación de tu negocio fríamente. Es difícil que una persona o alguien de un entorno cercano, familiar o amigo, te dé una visión neutra y no sesgada de la realidad de tu negocio. Por eso muchas veces es mejor recurrir a la objetividad del análisis de un consultor externo.

Lo tercero y último: descarga con todo lo que hay en ti

     No se trata de invertir todo tu capital al doble o nada. Me refiero a que deberías saber utilizar todas tus habilidades. Inteligencia aplicada a los negocios; comunicación efectiva para conectar con socios, colaboradores o incluso inversores; motivación y poder personal: no se trata de ganar una sola batalla, se trata de librar una lucha diaria, de aguantar un golpe tras otro cual peso pesado, porque si de algo puedes tener seguridad es que la vida te va a forjar con dureza y que si quieres conseguir algo tienes que estar dispuesto a sacrificarte y a dar lo mejor de ti para conseguirlo.

     Hay muchísimas formas de potenciar destrezas como la comunicación efectiva, las técnicas de negociación, la empatía para captar la atención de otras personas, coaching motivacional enfocado a objetivos concretos, técnicas de mejora de productividad basadas en metodologías ágiles, etc. Si necesitas ayuda en alguno de estos campos puedes ponerte en contacto conmigo porque te aseguro que el resultado de tus acciones es el resultado de tu actitud. Si lo tienes claro, conseguir una meta es sólo cuestión de tiempo. Te lo digo yo, que partí del cero absoluto.

¡Maldita sea, demuestra de lo que eres capaz!

Madrid – Días improductivos y tus sentimientos interiores – para autónomos, freelances y microempresas

     En tu andadura personal o laboral hay días que parece que estamos solos. Y lo cierto es que muchas veces es así. Esos días en los que has mandado correos electrónicos y nadie responde nada, has tratado de contactar con algunas personas pero no atienden al otro lado del teléfono, o incluso envías mensajes a través del Whatsapp pero nadie se da por aludido a pesar de comprobar con frustración que tu mensaje se recibió y visualizó perfectamente. Empiezas a plantearte preguntas raras como: ¿Me habré vuelto invisible? ¿Alguien ha mandado una consigna a todos mis círculos de conocidos para ignorarme? ¿Un hacker me está haciendo la vida imposible?…

     Efectivamente estos días en los que uno parece vivir en un mundo de mudos ocurren y no, no es que sean mudos, es que casi todo el mundo anda enfrascado haciendo multitud de tareas y no tiene tiempo de responder a tus comunicaciones.

Esos días en los que nada parece funcionar y nos sentimos tristes.

Esos días en los que nada parece funcionar y nos sentimos solos.

     Si a esta situación le sumas esas situaciones en que tenías planificados ciertos eventos y citas que finalmente te cancelan a última hora … pues sí, si no estás especialmente motivado puede minar un poco tu paciencia.

     Ya sólo falta que en ese mismo día los únicos que se acuerden de ti sean los bancos con sus facturas y domiciliaciones; alguna llamada telefónica que esperabas que fuera de un cliente pero que finalmente se trataba de un comercial tratando de venderte algo que no te interesa; o tu conexión a internet, tu ordenador o los ambos dejan de funcionar. Bueno, esto sí que parece ser un mal día.

     Pero te diré algo para que cambies de parecer. Hay gente abandonada a su suerte en la calle, sin amigos, sin techo, sin nada; hay personas con enfermedades terminales; hay personas que han perdido a un ser muy querido; hay personas que están perdidas y prisioneras en una situación de la que no son capaces de escapar. ¿Sigues pensando que tuviste un mal día? ¿Padeces alguna enfermedad, pasas hambre a diario, no tienes absolutamente a nadie que se preocupe por ti? Pues mira, me estoy tomando un momento para escribir estas líneas porque me preocupo por ti. No quiero que te maltrates de esa manera.

Días de soledad y de reflexión.

Días de soledad y de reflexión.

     Lo primero que quiero decirte es que somos seres individuales (aunque lógicamente seamos seres muy sociables), con lo que no todos los días tenemos que estar acompañados. No pasa nada porque un día nos lo tomemos para reflexionar.

     Si padeces alguna enfermedad pero no te impide realizarte como persona estoy seguro que puedes mejorarte a ti mismo. Si no te convences mira cualquier video de Nick Vujicic en Youtube. Te convencerás que un hombre puede estar roto por fuera pero completo por dentro.

     Puedes tener días malos pero en general sabes que es una situación temporal y que modificarla depende básicamente de tu pericia y tus habilidades personales más que de un entorno adverso.

     Mi recomendación es que aproveches esos días improductivos para hacer un “reset”, un “stop” en tu vida. Que reflexiones, que reorganices tu misión, visión y valores. Que definas tus objetivos, qué es lo que quieres realmente y si lo que estás haciendo te conduce a ello. Probablemente mañana sea otro día perfectamente normal en el que el mundo parezca volver a funcionar, así que no te martirices por ello.

Madrid y alrededores – Taller de Coaching para Directivos – para empresarios, pymes y autónomos

     El pasado jueves 18 de febrero tuve ocasión de impartir un taller de coaching en UNICEM (Unión Comarcal de Empresarios del Este de Madrid) que pretendía compartir herramientas, consejos y experiencias que se podían aplicar tanto en el terreno profesional como a nivel personal, en la empresa y en la vida cotidiana. Este Taller de Coaching para Directivos y Networking además ha tenido un seguimiento impresionante (más de medio centenar de asistentes) y ha logrado una gran repercusión en los medios http://www.madridactiva.es/unicem-apuesta-por-la-gestion-de-equipos/.

     La idea era conseguir que directores, jefes de equipo con personas a su cargo o directivos de microempresas pudiesen llevar al terreno práctico estas enseñanzas que de manera significativa te permiten acceder de manera más estrecha a tu cliente.

Pablo Asensio durante un Taller de Coaching a Directivos en UNICEM (Torrejón de Ardoz)

Pablo Asensio durante un Taller de Coaching a Directivos en UNICEM (Torrejón de Ardoz)

     Curiosamente, no sólo te permite captar nuevos segmentos de cliente sino que también consigues fidelizarlos sin necesidad de realizar inversión económica alguna, dado que se trata de explotar nuestros recursos innatos, potenciar nuestras habilidades para que se traduzcan en resultados tangibles.

     Tuvimos ocasión de aprender elementos esenciales para realizar una venta, utilizando nuestra inteligencia emocional, en cuyo encuentro no faltaron guiños a propuestas de Daniel Goleman en el campo del coaching.

     Además indagamos en los modelos de negocios basados en la persona, en la forma de conseguir un equipo de alto rendimiento, en cómo cuantificar los tiempos útiles aplicando lean management y todos los presentes pudieron llevarse a casa una plantilla impresa en papel para elaborar su propio lienzo de negocio personal.

     Al final del encuentro, después de aclarar las dudas de los presentes y contar algunas anécdotas, disfrutamos de un buen rato compartiendo impresiones mientras tomábamos el aperitivo y realizábamos networking.

Asistentes al Taller de Coaching a Directivos de Pablo Asensio

Directivos, empresarios y microempresas asistentes al evento

     Me voy con la satisfacción de haber conseguido establecer contacto entre al menos medio centenar de empresarios de Madrid, Guadalajara y Cuenca, reunirlos en un clima de entendimiento y de apertura hacia la generación de negocio, de aportar valor a sus relaciones (tanto personales como laborales) y de aportar soluciones reales que permitan revitalizar el tejido empresarial del Corredor del Henares y regiones limítrofes.

     Lógicamente, repetiremos esta grata experiencia realizando nuevos eventos para que los ya existentes y nuevos actores del panorama empresario (como tú) puedan sumarse a este movimiento tan enriquecedor.

Madrid y alrededores – Inteligencia Emocional y su aplicación a los negocios – para empresarios, pymes y trabajadores

     En estos días en los que el big data cobra especial importancia para conseguir conectar con las necesidades reales de los clientes no debemos olvidar la herramienta que lo complementa: la inteligencia emocional aplicada a los negocios.

     Este concepto que suena más a psicología, a neurolingüística o neurociencia nunca ha estado más en el punto de mira, y cada vez se le está dotando de la gran importancia que tiene.

Inteligencia emocional y su influencia en un negocio.

Inteligencia emocional y su influencia en un negocio.

     Mientras observábamos con incredulidad el hecho de que la adopción de avanzados sistemas informaticos (la nube, CRM’s, ERP’s, Cuadros Integrales de Mando, etc.) no eran suficientes per sé para conseguir un avance proporcional a la inversión realizadas en ellos, nos íbamos dando cuenta de que el trabajador es la pieza fundamental y olvidada del gran rompecabezas. ¿Qué podía ser más elemental (y tal vez complicado de moldear a nivel singular) que una persona?

     Es por ello que actualmente están calando en muchas empresas sistemas de mejora de resultados basados en la aplicación de coaching empresarial. Estas técnicas, unidas a otra serie de metodologías y buenas prácticas pueden conseguir que un negocio pase, en cuestión de pocas semanas, del desastre inminente al crecimiento sostenible.

     Obviamente es necesario contar con personas capaces de liderar este tipo de implantaciones transformacionales y que tánto dependen precisamente de la inteligencia emocional. No olvidemos que gracias a ésta una persona es capaz de mejorarse a sí misma y al entorno que le rodea de manera natural. Porque lo que en realidad tenemos en muchísimas empresas (no nos engañemos) son personas exhaustas, desmotivadas, con resentimientos y tensiones entre compañeros, y lo peor, con un desánimo que se contagia como un virus, tanto vertical como transversalmente, hasta que se instala en todos los escalafones de una organización.

     Ojalá todos fuésemos creando esa conciencia colectiva que fuera capaz de intuir esta nueva línea de mejora basada en aspectos más intangibles pero no por ello menos importantes. Sólo así tendrá sentido la observación de los hechos (más que las especulaciones), la actitud crítica y proactiva basados en la mejora contínua (en vez seguir inalterablemente los procesos de siempre), perseguir los objetivos alineados con la misión, visión y valores estratégicos de la empresa (en vez de remar cada uno en una dirección, independientes unos de otros), y trabajar realmente en equipo, coordinados como un grupo y por un mismo fin.

Madrid y alrededores – El secreto de la felicidad, sencillamente – para todo el mundo

     Estoy sentado en mi escritorio, escribiendo estas líneas. Es la 1:30 de la madrugada de un lluvioso domingo de invierno. Las gotas de lluvia repiquetean en el amplio ventanal junto a mi, transmitiéndome una sensación de calma y atrayendo mi atención. Suena de fondo también música de Madrugada, uno de mis grupos de música favoritos. Fuera la lluvia empapa el acerado del pequeño parque comunitario y, a lo lejos, las luces de una población cercana titilan.

     Uno pudiera pensar que es un día cualquiera de lluvia o estar asistiendo a un entorno de lo más inspirador. Una taza de café recién hecho humea junto a la pantalla de mi ordenador personal y mi pareja está leyendo algo sentada en el sillón; no puedo estar en mejor compañía ni sentirme más arropado que por ella, por mi familia y mis amigos más cercanos. Me invade una sensación de calma y quietud.

Lluviosa noche de invierno.

Lluviosa noche de invierno.

     El hecho de verte en una situación retadora en la cual has iniciado una nueva vida, explorando nuevos horizontes y donde nadie sabe que nos depara el mañana es una situación que me motiva. La incertidumbre, los obstáculos en el desempeño de mi vida laboral, al igual que muchas otras personas a mi alrededor, es una posición que me ayuda a empoderarme y a tratar de sacar lo mejor de mi. Es curioso cómo el hecho de verse ante una situación de incertidumbre puede inquietar y hasta estresar a unos, y por el contrario alentar a otros.

     Si tienes la experiencia de tener la suficiente sensibilidad, el suficiente desarrollo de tu inteligencia emocional, o te hayas en un estado de equilibrio espiritual sabes bastante bien a qué me estoy refiriendo, y si no lo sabes exactamente puedes intuirlo perfectamente.

     La felicidad es un estado que puedes alcanzar no sólo en breves lapsos de tiempo, sino de una manera continua y pienso que tiene mucho que ver con la posición vital en la que te encuentras y lo predispuesto que te encuentras para abrazar dicho estado.

     Ojalá pudiera compartir de una manera más directa este sentimiento, para que valoraras lo sencillo que resulta ser feliz cuando sabes cuál es la manera de que aflore por sí solo.

Madrid y alrededores – Consigue estar inspirado cuando quieras – para todo el mundo, emprendedores, artistas, deportistas …

     Hace poco tuve ocasión de leer un interesante artículo de Daniel Goleman, acerca del deseado estado de gracia que consiste en alcanzar el “flow”, la inspiración, las musas, la iluminación. ¿Se puede entrenar a nuestro cerebro para alcanzar ese estado tan emocionante? La respuesta es que sí.

     Según los estudios de Mihaly Csikszentmihaly y un grupo de investigadores de la Universidad de Chicago, dicho estado mental no es cosa exclusiva de genios ni de profesiones concretas: deportistas, ajedrecistas, cirujanos … todo el mundo puede describir este estado de inspiración porque cualquiera puede experimentarlo en determinadas circunstancias. Lo que es cierto es que estando en esta disposición uno consigue desarrollar una tarea de la manera más creativa posible, totalmente concentrado, al máximo de nuestra capacidad y con la sensación de realizarla prácticamente sin esfuerzo. Entonces, ¿cuáles son las circunstancias en que alguien alcanza este estado?

La concentración es indispensable para alcanzar un estado de inspiración.

La concentración es indispensable para alcanzar un estado de inspiración.

     Parece ser que este estado mental se produce por un fenómeno que los neurocientíficos denominan hypofrontalidad transitoria, que no es otra cosa que la desactivación temporal del córtex prefrontal de nuestro cerebro, donde radican los pensamientos y funciones cognitivas. Es como si esta sección auto-crítica de nuestro cerebro se desconecta cuando entramos en fase de inspiración dejándonos en un estado más abierto a nuevas posibilidades.

     Nuestro cerebro también experimenta cambios a nivel químico cuando estamos en este estado; la dopamina y endorfinas inundan nuestra cabeza aumentando nuestra habilidad para concentrarnos y permitiendo enlaces de ideas de nuevas formas.

      Lejos de recurrir a sustancias estupefacientes, lo que está claro es que cuanto más nos concentramos en una tarea, más cerca estamos de alcanzar la inspiración. En general, éste es un elemento que podemos controlar bastante bien (o por lo menos podemos tratar de buscar las condiciones que nos rodean para conseguirlo). Luego un elevado enfoque o concentración en la tarea es crucial para alcanzar este estado.

      Por otro lado, también se requiere el nivel adecuado de desafío e interés en la tarea en sí. Por lo tanto, una destreza incrementada en prestar atención a lo que elegimos nos lleva a una concentración más afinada. Según científicos de la Universidad de Emory, de la misma manera que un deportista repite rutinas de pesas en un gimnasio, la repetición básica de estos procesos de búsqueda de la atención plena de nuestra conciencia o mindfulness fortalece nuestra habilidad para concentrarnos.

     Para ayudar a conseguir esto último, se recomienda concentrarse en la respiración; estar enfocado en la respiración evita que la mente divague. Entrenando cada día esta técnica se fortalecen los caminos que llevan a nuestro cerebro a concentrarse, independientemente del tipo de tarea que desees realizar.

Madrid y alrededores – No te opongas al progreso, favorécelo – para empresarios, jefes de equipo y directores de empresa

     Recientemente tuve ocasión de saber de alguien que tras un tiempo de inactividad en el desempleo, había retomado su carrera laboral. Me comentó algo que me chocó bastante, una de esas “citas aprendidas” o “frase hecha” que no por biensonante deja de ser más ni menos válida.

     Tal como solía decir su abuelo refiriendose a un puesto de trabajo: “Nunca digas todo lo que sabes o todos sabrán tanto como tú”. Esta es una afirmación que tenía bastante peso en el siglo pasado, en donde los modelos de negocio eran más bien verticales, con una marcada cadena de mando o piramidal, y en donde primaba abrirse paso a codazos y los pisotones entre compañeros de trabajo de una misma sección con tal de gozar de un mayor reconocimiento o incluso aspirar a escalar posiciones.

La desconfianza en los compañeros da al traste con la obtención de buenos resultados.

Es de vital importancia que todos estemos alineados y remando en el mismo sentido si queremos conseguir algo.

     Lógicamente, es un pensamiento basado en la inseguridad y el miedo a no ser valorado (si retengo el conocimiento me hago imprescindible); está desalineado con los modelos de negocio actuales y está condenado al fracaso en cuanto a que ni queda bien frente a los compañeros de trabajo, ni es sostenible en el tiempo.

     Hoy en día, la tendencia es a la desaparición de los estratos y los rangos, y si se conservan es más bien por una cuestión de forma y de justificación de salarios; por lo demás, es tan necesaria la función del director de empresa como la de administrativo, como la de vendedor comercial; la empresa se convierte en una organización transversal en cuanto a que todos dependen los unos de los otros, la marcha de una empresa tiene mucho que ver con que todos remen en la misma dirección y cada uno desempeñando la tareas que le corresponden.

     Actualmente, la información en una empresa ha de fluir y ha de estar a disposición de todos los integrantes del equipo; no se trata de quién cuenta con mayor poder retenido, sino de la valía que supone el poder poner en juego ese conocimiento, el ponerla en juego, trabajar codo con codo para garantizar poder sacarle partido. Entornos laborales que han madurado saben que su poder está en el trabajo en equipo, no meramente en individualidades.

     Cuando tenemos un equipo que trabaja como tal lo que importa es el funcionamiento de nuestra empresa, nos sentimos integrados como si fuera nuestra segunda casa y estamos orgullosos de la entidad a la que pertenecemos. A la empresa le interesa que todos sus miembros puedan desarrollarse y evolucionar para poder aportar lo mejor de ellos. Los trabajadores por su parte no desean dejar su empresa, están integrados en ella y tienen un vínculo que provoca que, aun cuando podrían aspirar a otro puesto en otra compañía, no deseen cambiarlo, porque saben que otro clima de trabajo no tan favorable repercute en su calidad de vida y no siempre el salario lo es todo. Las personas valoramos (en la mayoría de los casos) poder tener un estilo de vida que les permita sentirse realizados, desarrollar su potencial y sentir la pertenencia a una comunidad mediante vínculos afectivos; todas estas aspiraciones se desean una vez que el salario satisface nuestras necesidades inmediatas. De ahí que en el camino a tener entornos de trabajo saludables, funcionales y sostenibles no tengan cabida actitudes como la de “guardarse información para uno”.

Madrid, Guadalajara – Taller de Coaching para Directivos – Empresas, Empresarios del Corredor del Henares

     El próximo jueves 18 de Febrero, vamos a proponerte un cambio radical en el enfoque para encontrar soluciones en la mejora de las relaciones con su entorno profesional. Este taller está especialmente indicado para directivos de empresa, jefes de equipo al frente de un grupo de personas, trabajadores por cuenta propia y en general para todas aquellas personas que quieran conseguir una mejora sustancial de sus relaciones comerciales y personales.

     Dirección de equipos y estilos de liderazgo bien entendido. Requisitos, perfil y competencias de un líder eficaz, son sólo algunas de las cuestiones que se tratarán en el workshop.

     Sólo hazte estas preguntas: ¿Cuál es nuestra situación frente a nuestros clientes? ¿Estamos aprovechando todo el potencial de nuestro negocio? ¿Responde nuestro plan de negocio al atendimiento de las necesidades reales de nuestros clientes? ¿Cómo mejorar nuestro modelo de negocio?

     El taller tendrá lugar en las instalaciones de UNICEM, en Camino Mejorada 17, Pol. Ind. Las Monjas, en Torrejón de Ardoz, y contaremos con la colaboración de Gransol Eventos para la organización del evento. Al final del acto se dedicará un tiempo para realizar networking y favorecer las relaciones de negocios entre los participantes.

Coaching directivo

Coaching y Liderazgo directivo para dirigir con éxito tu empresa o iniciativa de negocio.

Contenido:

1. Presentación y establecimiento de objetivos: ¿Qué queremos obtener?

2. Puntos clave de mejora de nuestra línea estratégica. ¿Cual es nuestra situación frente a nuestros clientes? ¿Estamos aprovechando todo el potencial de nuestro negocio? ¿Responde nuestro plan de negocio al atendimiento de las necesidades reales de nuestros clientes? ¿Cómo mejorar nuestro modelo de negocio?

3. Herramientas para que nuestro negocio funcione de manera eficaz; Mapa de empatía para conectar con potenciales clientes; Coaching no directivo e inteligencia emocional como vehículo para obtener resultados tanto en la empresa como a nivel personal. Lean Management: gestión ágil para obtener resultados tangibles y sostenibles sin realizar fuertes inversiones de capital.

4. Dirección de equipos y estilos de liderazgo bien entendido. ¿Cómo influyen las relaciones con nuestro entorno? Requisitos, perfil y competencias de un líder eficaz.

5. Perfiles personales y soft skills. Aspectos cruciales para conseguir equipos de alto rendimiento productivo. Conciliación de vida personal y vida laboral.

     Si deseas participar en este taller inscríbete a través de nuestro formulario de contacto indicando tu nombre, (o nombre de tu empresa), correo electrónico y número de teléfono de contacto.

http://www.lyeconsulting.com/contacto/

Madrid y alrededores – ¿Eliminamos a los trabajadores por debajo de su potencial? – para directivos, empresarios y gestores de empresa

     Hoy día contamos con multitud de herramientas que nos ayudan a realizar un seguimiento exhaustivo de la gestión de nuestra empresa o negocio: los Cuadros de Mando Integral (CMI), los Planificadores de Recursos Empresariales (ERP), los Modelos de Gestión basada en la satisfacción del cliente (CRM), son sólo algunos de los ejemplos de este tipo de software de gestión. Hay multitud de empresas y organizaciones que destinan verdaderas inversiones de capital en este tipo de soluciones informatizadas.

     Sin ánimo de menospreciar el alcance de estos sistemas de gestión creo que convendría señalar la enorme repercusión que tiene un aspecto tan sutil como olvidado y es el referido al aspecto humano. Nos encontramos con políticas de empresa y decisiones estratégicas que se sustentan tan sólo en líneas teóricas y cuadran tan sólo en la exactitud lógica de un sistema automatizado.

Equipo de trabajadores

Nuestro equipo de trabajo, pieza fundamental de nuestro negocio.

     Probablemente sea complicado realizar la medición del impacto de indicadores tan volátiles como la motivación personal, la integración en un equipo de trabajo de varias personas, o la efectividad de los resultados atendiendo a la coordinación y confianza entre equipos de dos personas. Efectivamente, son parámetros farragosos y que a los gestores de una empresa no suelen interesar mientras el trabajo se siga realizando.

     Muchas veces nos escudamos en la contratación de personas con determinadas aptitudes técnicas olvidando precisamente rasgos tan determinantes como la capacidad de comunicación con otras personas, las dotes de liderazgo de equipo, o la capacidad para conectar con los demás y de disipar “roces” o conflictos.

     Siendo honestos, ¿cuántas veces no nos hemos encontrado con situaciones de tensión entre los miembros de un equipo? ¿Cuántas veces no nos hemos topado con roces personales, malentendidos, rencillas o tiranteces entre compañeros de trabajo?

     Y pienso yo, ¿no sería mejor reconocer que los recursos humanos no somos equipamiento empresarial sino personas que constituyen el mayor activo con el que cuenta cualquier iniciativa de valor que se precie? ¿No sería mejor tener en cuenta la singularidad que cada persona puede aportar en forma de valor añadido al perfil de su puesto de trabajo?

     Podemos reconocer por ejemplo que la calidez con la que nos atienden al recibirnos en un establecimiento puede conseguir una venta, pero de alguna manera pensamos que los trabajadores han de ofrecer este valor añadido por el mero hecho de desempeñar un puesto de trabajo de cara al público. ¿No será que el empleado no se encuentra agusto con las condiciones laborales a las que se ve sometido?

     Pero sobre todo ¿no sería interesante dedicar más atención a cómo conseguir que nuestros trabajadores se sientan integrados y motivados de tal manera que quieran aportar de manera natural su “valor personal” y todo su potencial en el desempeño diario de su tarea?

Madrid y alrededores – ¿Nueva forma de vender tus servicios o altruismo sin sentido? – para Empresas, Autónomos y Pymes

     Hace pocos días un conocido me comentaba que no entendía mi postura de asistir como ponente de manera altruísta a iniciativas en apoyo a emprendedores, mi participación en plataformas asesorando desinteresadamente a personas con dudas o dificultades en sus startups o incluso impartir gratuítamente sesiones de coaching. De alguna manera sentía que estaba denostando mi profesión, que pronto me arruinaría y que no recibiría a cambio más que buenas palabras de agradecimiento.

     Tras agradecerle su punto de vista le expliqué mi postura. “Hace un año llegué a Madrid sin conocer absolutamente a nadie; era, en efecto, un completo extraño para cualquier habitante de esta región. No contaba más que con un esmerado curriculum vitae y muchas ganas de emprender algo que aportara valor, algo que cubriese una demanda que yo intuía que era necesaria. Huelga decir que era la primera vez que empezaba mi andadura como trabajador por cuenta propia y que no contaba más que con mis propios recursos (que tampoco eran muchos).

Pablo Asensio en una ponencia para emprendedores, empresarios e inversores.

Pablo Asensio en una ponencia para emprendedores, empresarios e inversores.

     A lo largo de los meses he llevado a cabo múltiples tareas, he arrancado mi propia iniciativa de negocio y he procurado tener una serie de servicios que realmente aportaran valor al cliente, a diferencia de la mayoría de empresas sobredimensionadas con costosas infraestructuras cuyos servicios estaban lógicamente agravados por los costes de mantenimiento de las mismas. Y yo pensaba: toda esta estructura no aporta nada al cliente y encima repercute económicamente en su factura. Así pues, mi solución era inmediata. Teniendo un planteamiento fundado en metodologías ágiles (Lean Management) no podía ser de otra manera: eliminar todo lo que no aporta valor al cliente, conservar únicamente lo que le aporta valor y aplicar una mejora contínua”.

     Todo esto me ha permitido no sólo fundar mi línea de negocio con un capital irrisorio sino que he aprovechado todos los recursos existentes a mi alrededor para expandirme. Me desplazo a donde me necesita mi cliente, participo en toda iniciativa de emprendedores porque yo también he estado ahí y porque me permite darme a conocer; esto me permite estar presente en los medios de difusión. Ya he participado como speaker en iniciativas de la Unión Europea, participo en varios eventos de networking, asesoro a cientos de startups, aparezco de vez en cuando en noticias de prensa y participo en cantidad de colaboraciones y sinergias con empresas que, en principio, cualquiera diría que son competidores directos.

     Si me dieran la opción de elegir la manera de desarrollar nuevamente ni idea de negocio sería exactamente la misma. Pienso que uno ha de ofrecerse tal cual es. Debe aportar soluciones de valor a gente que lo necesita y darse a conocer; el cliente aparecerá por sí sólo en cuanto que las personas son lo suficientemente inteligentes como para percibir que tu primer estímulo es encontrar soluciones para ellos, no encontrar fórmulas para obtener su dinero. Prefiero una relación cliente - prestador de servicio forjado desde las buenas prácticas. Y esto, consecuentemente, es un modelo disruptivo que me genera relaciones de negocio fructíferas y fidelizadas desde el comienzo del contacto.