Archivos Mensuales: marzo 2016

Madrid y alrededores – La experiencia nos hace mejores – para personas responsables, inconformistas y entusiastas de la mejora continua

Nuestros primeros pasos

     Recuerdo las primeras ocasiones en las que tuve que llevar a cabo implantaciones de mejoras en empresas que querían mejorar su productividad. Toda la teoría acerca de la metodología ágil (basada en Lean Manufacturing) la tenía muy clara, pero el hecho de poner en práctica técnicas, hasta la fecha muy poco conocidas por el sector industrial de nuestro país, se antojaba algo retador y excitante.

     Lógicamente los CEO de estas empresas eran los primeros que desconocían las herramientas lean y deseaban resultados más bien pronto que tarde “¿Cómo de bien repercutirá en el ROI?” –decían. Y la verdad es que existía la doble complicación de poder prometer un porcentaje de mejora de los resultados, así como saber a priori si las mejoras iban a arraigar como esperábamos y en el tiempo estimado.

Ejemplo de aplicación de metodología 5S, principio de una implantación Lean en el lugar de trabajo.

Ejemplo de aplicación de metodología 5S, principio de una implantación Lean en el Gemba.

La experiencia es la base de la ciencia

     Hoy día, las explicaciones en blogs y páginas acerca de esta filosofía de mejora de negocio es más abundante que en mis comienzos, con la diferencia de que ahora los conceptos que se explican son harto conocidos por la experiencia. Los términos teóricos han sido sustituidos por los ensayos probados en tal o cual empresa y los resultados obtenibles ya son más predecibles.

     La experiencia nos permite detectar más rápidamente el foco de los problemas, qué tipo de soluciones funcionan mejor según el caso y qué tipo de control aplicar para garantizar su sostenibilidad en el tiempo.

     Aún así, cada día que pasa mejora nuestro expertise, y no dejamos de aprender y de descubrir nuevos recursos a aplicar para conseguir un proceso de mejora continua. “Ahora sí puedo garantizarte una mejora de tu ROI al menos un 35% mayor que el actual”.

Madrid y alrededores – Viviendo deprisa – para inquietos, inquietas, inconformistas

   Vivimos a un ritmo tan rápido que apenas queda tiempo para pensarse las cosas dos veces, leer, reflexionar o elegir meditadamente. De hecho, esta cadencia de vida nos pasa factura a menudo más de lo que pensamos y tanto es así, que apenas tenemos tiempo de preguntárnoslo. Y aún en el caso de que nos lo preguntemos, ¿qué podemos hacer para no sucumbir al escaso tiempo? He aquí algunos consejor útiles.

Utilizar nuestras propias destrezas

   Recomendaría utilizar nuestras propias habilidades siempre que surja la posibilidad. Demasiadas veces nos sometemos a la comodidad de pulsar o hacer clic en un botón. Es muy cómodo copiar y pegar, retuitear, compartir tal cual, utilizar una frase hecha o una cita de algún personaje célebre (o popular), e incluso mandar una imagen en la que ya ponga “feliz cumpleaños” para no tener ni que escribirlo.

   El problema es que nos hemos habituado tanto a esta forma de vida que nos parece que es lo normal. Parece que en los últimos años, con la aparición de las nuevas tecnologías, son pocos los que “crean” algo nuevo, original, que parta de cero o que se salga de los convencionalismos. Se ve que es más fácil simplemente elegir un “Me gusta” o no. ¿No preferirías alguna vez ser la persona que crea el artículo?

No dejarse arrastrar por la corriente es una buena manera de empezar a ser más conscientes del mundo que nos rodea.

No dejarse arrastrar por la corriente es una buena manera de empezar a ser más conscientes del mundo que nos rodea.

Someter a crítica todo lo que nos venga de fuera

   Para variar, podríamos sopesar lo que leemos, lo que vemos, lo que escuchamos y someterlo a una crítica constructiva independientemente de donde proceda. No se trata de dejar que nuestros impulsos nos hagan sonreír o fruncir el ceño. Se trata de percibir la intencionalidad de lo que nos rodea: las cosas procedentes de la naturaleza suelen ser “de código abierto”, es decir, pueden servir de fuente de inspiración. Mientras que las cosas de procedencia humana siempre tienen una tendencia, intencionalidad, o propósito. Si dejas de someter esta información a tu criterio, pronto acabarás viendo las cosas del modo en que quieren mostrártelas.

No esperar una recompensa

   Es muy humano esperar que lo que hacemos tenga una consecuencia proporcional a nuestra acción. Sin embargo, tanto para bien como para mal deberíamos ser conscientes de que la causalidad en la vida no se rige por criterios matemáticos. A diario presenciamos hechos desproporcionados, acciones injustas, o premios inmerecidos. También vemos proliferar iniciativas que nunca pensaríamos que tendrían eco. En fin: Nadie dijo nunca que la vida fuese justa.

Crea algo bueno cada día

   La mejor idea que puedo aportarte hoy y ojalá apliques desde hoy mismo, es acostumbrarte a crear algo bueno cada día. A parte de abrir tu mente a llevar a cabo algo productivo y que te honra, te permitirá mejorar una cualidad propia cada día más.

   Si hoy contribuiste de alguna manera por un buen fin social estás desarrollando la virtud de la bondad; si tratas de poner atención al escuchar los problemas de las personas que te rodean trabajas tu empatía. En cualquier caso estás enriqueciéndote de un modo sencillo y progresivo. Puedes tener la seguridad de que cada una de las acciones de mejora que llevas a cabo es un paso más en tu desarrollo personal.

   Ojalá la lectura de este artículo sea una excelente manera de construir un mundo mejor con personas más hábiles, auto-críticas, justas y motivadas. ¿Qué piensas tú?

Madrid y alrededores – El secreto del éxito – para empresarios, emprendedores, gente de negocios …

   A menudo, al ver en las redes sociales personas que parecen haber alcanzado el éxito en sus vidas, nos preguntamos cuáles habrán sido sus claves para conseguirlo. En primer lugar vamos a hacer la aclaración de que el “éxito” como tal no es un estado de gracia por el cual todo te vaya bien. Hay multitud de aspectos en la vida en los cuales uno podría considerarse exitoso, como por ejemplo en economía, en salud, en amor, en relaciones sociales, etc. y no necesariamente por ser exitoso en algo nos ha de estar genial en todo.

   Aclarado este punto, una de las claves que se nos asegura como aspecto crucial es el hecho de buscar la excelencia realizando tareas que nos satisfagan. Es decir, que dediquemos nuestro esfuerzo a aquello que realmente nos motiva y nos encanta. La razón para afirmar esto está fundamentado en la idea de que para aquellas actividades que nos resultan más atractivas, nos va a costar menos esfuerzo dedicarnos a ellas, dado que disfrutamos incansablemente con su práctica.

El éxito como tal no tiene una receta mágica, pero sí puede sobrevenir como resultado de una serie de actitudes.

El éxito como tal no tiene una receta mágica, pero sí puede sobrevenir como resultado de una serie de actitudes.

   El problema es que muchas veces no se ve una correlación clara entre lo que nos apasiona y la posibilidad de dedicarnos a ello como negocio.

   En segundo lugar, y no menos importante, reconocer si en dicha actividad somos realmente buenos o al menos se nos da bastante bien. Del mismo modo que en la idea anterior, desenvolverse bien en dicha faceta ayuda a mantener el empuje, ya que no supone un esfuerzo personal.

   La disyuntiva surge cuando no coincide lo que nos apasiona con lo que se nos da realmente bien. En cualquier caso, parece evidente que prime lo que nos motiva siempre que podamos adquirir las habilidades necesarias para desempeñarlo con eficiencia.

   Por último, no olvidemos que debemos estar dispuestos a mantener una constancia y estar dispuestos a abandonar nuestra comodidad para asumir el reto y afrontar situaciones nuevas u obstáculos. Es crucial mantener nuestro nivel de esfuerzo diario, ya que muchas veces los resultados tangibles aparecen con el tiempo y el aprovechamiento de las oportunidades que surjan. En ocasiones se percibe como si librásemos batallas diarias, y no es sino a fuerza de ganar batallas y de aprovechar la oportunidad que se consigue la anhelada victoria.

Madrid y alrededores – La señal de tu vida – para inconformistas, gente inquieta, soñadores …

     La mayoría de nosotros nos olvidamos de reflexionar acerca de lo maravilloso que es vivir. ¿Será que es más fácil y cómodo quejarse por no tenerlo todo? ¿O porque nos falte algo y estemos en vías de tratar de conseguirlo? En cualquier caso pienso que deberíamos ser un poco más reflexivos, valorar lo que somos, y vivir nuestra existencia de un modo más íntegro. Por eso quiero decirte algo.

     Nace, crece, desarróllate. Maravíllate de cómo cambia tu cuerpo, sorpréndete de lo potente que puede a llegar a ser tu manera de pensar, alucina con lo mucho que puedes llegar a percibir, sentir y descubrir.

     Relaciónate. Conoce a mucha gente, descubre lo que es la amistad. Aprende a querer y descubre lo que es ser querido. Elige a tus amistades. Toma decisiones, lee, escucha a los demás con todos tus sentidos, equivócate, aprende de tus errores, trata de ponerte en el pellejo de los demás, decide y vuelve a equivocarte, siente vergüenza, emociónate, aprende, escribe y comparte con los demás lo mejor de ti.

     Entrégate, disfruta, practica deporte, ama con todo el alma, conoce el desengaño, sufre, reflexiona y crece, recupérate, relaciónate, sueña, canta, crea algo con tus manos, vuelve a ilusionarte, disfruta la música, baila, viaja por todo el mundo y conoce otras culturas.

Vive la vida en plenitud.

Vive la vida en plenitud.

     Estudia, mira un momento atrás y pregúntate si echas algo en falta, aprende, trabaja duro en algo que te motive, ten una experiencia que te cambie la vida, agradece de corazón, emociónate, crece como persona, ayuda a quien más lo necesite, quiérete y aporta tu opinión, acepta las críticas de buen grado, defiende tus ideales si merecen la pena, comparte, trabaja en equipo por un buen fin, ama la madre naturaleza.

     Apuesta por una causa noble, lucha por lo que crees, sacrifica algo y esfuérzate por conseguir algo por lo que merezca la pena esforzarse, respeta cómo eres y respeta a los demás, ama con todo tu alma, descubre lo que es el desamor, sufre, aprende, déjalo todo para conocerte a fondo, viaja, visita viejos amigos, llora, anhela un futuro mejor, ponte pequeñas metas, cúmplelas, retoma los propósitos que no intentaste.

     Deja de leer este artículo, cierra los ojos y haz una respiración profunda. Continúa leyendo y date cuenta que hoy, en este preciso momento de tu vida, quería que leyeras estas líneas. Me gustaría que reflexionaras un segundo: si supieses que este es tu último día en este mundo ¿Hay algo que quisieras hacer saber a alguien? ¿Hay alguna cosa que quisieras hacer o entregar? ¿Hay algo sin lo cual no te irías en paz? Hay tantas experiencias agradables y no tan agradables que nos hacen sentir vivos que ojalá haya conseguido hacerte pensar. Si eres de los que vive esperando una señal aquí tienes la señal que estabas esperando. Empieza a vivir de verdad la vida (llegará un día en que ya no puedas hacerlo).

Madrid y alrededores – Emprender o no emprender – para emprendedor, startup, freelancer, microempresa …

La situación económica y la necesidad del trabajo

     Son muchas las voces que a día de hoy nos insisten en la necesidad de reinventarse y emprender. Pero a pesar de las dificultades de emprender algo por cuenta propia pocas son las respuestas concretas o las soluciones claras. Digamos que muchos se lanzan a montar un negocio más por necesidad que por convicción y esto, por desgracia, puede pasar factura.

     Si partimos de la idea de que en pocas décadas nuestro país ha pasado de un modelo de trabajo mayoritariamente por cuenta ajena a otro modelo mayoritariamente por cuenta propia, nos daremos cuenta que esta profunda reestructuración no ha venido dado por un proceso natural de evolución del mercado, sino más bien por todo lo contrario.

Emprendedores, autónomos, freelancers, micropymes y microempresas, soluciones adaptadas a un nuevo entorno económico

Emprendedores, autónomos, freelancers, micropymes y microempresas, soluciones adaptadas a un nuevo entorno económico.

     Con la crisis se destruyó prácticamente todo el tejido empresarial de pequeña y mediana empresa, y muchas pymes se vieron obligadas a cerrar. Ante la inexistencia de este sector tan importante en el ecosistema de mercado y tras los intentos más o menos conducentes a una recuperación económica,  creo que a nadie se le escaparía que la posibilidad de remontar, independientemente de ser más o menos respaldada a nivel político, no iba a venir dada sino por las personas que generan precisamente los trabajadores y sus actividades económicas.

Planteamiento de la situación y toma de medidas

     Ahora bien, partiendo de la idea de que el marco económico en los últimos años se ha debilitado y la situación laboral parece haber retrocedido  a la precariedad de varias décadas atrás, podemos hacer balance de cuáles son nuestras opciones. Podemos esconder la cabeza en el suelo o plantearnos la situación como un reto. Si escuchamos las vivencias de aquellos que ya han atravesado situaciones de catástrofe económica y la manera en que, con actitud y deseo de proliferar han conseguido evolucionar, nos damos cuenta de que realmente un periodo de crisis no deja de ser una fase de “borrón y cuenta nueva”, una oportunidad de superar un gran obstáculo, de cambiar algo que ya no funciona más como estaba planteado, y así, se abona un campo de posibilidades de superar un gran obstáculo.

     Son pocos los que por un golpe de suerte han triunfado con su negocio o start-up, pero son muchos más los que han puesto todo su empeño e ingenio (que no necesariamente sus fondos) y han visto compensado su esfuerzo. No quiero decir con ello que todo aquel que inicia un negocio tenga su recompensa, pero resulta raro que alguien vaya a aparecer en tu casa ofreciéndote trabajo.

     Está claro que esta reinvención de nosotros mismos nos resulte totalmente nueva, pero no deja de ser un nuevo estilo de vida de tendencia knowmad, en el que se establece la firme idea de aportar un producto o servicio que atienda a unas necesidades reales en nuestra sociedad y además de manera ágil. En la medida en la que nos demos cuenta que éste es el motor económico que alimenta al mercado, estaremos más cerca de entender que es la manera de crear ese movimiento hacia delante, y con ello hacia la recuperación económica.

Madrid y alrededores – La realidad de las empresas y tu potencial – para empresarios, trabajadores y emprendedores

Desmitificando la situación de muchas empresas en la actualidad

     A menudo tenemos una imagen distorsionada acerca de la grandiosidad y funcionamiento de una empresa. Es común pensar en ella como una entidad privada bien respaldada, con un equipo de profesionales trabajando incansablemente tras ordenadores y documentos para darnos un buen servicio y satisfacer nuestras demandas. En efecto, ese sería un buen objetivo empresarial que, por desgracia muchas pymes y empresarios olvidan.

     No pretendo con esto desprestigiar la labor de muchas entidades, que día a día realizan su tarea con gran efectividad. Sin embargo, existen otras muchas que no por el mero hecho de tener mayor envergadura funcionan mejor; de hecho cuanto mayor es la infraestructura que poseen mayor aún parece ser el caos reinante.

A lo largo de la historia los métodos y condiciones de trabajo han ido mejorando (afortunadamente).

A lo largo de la historia los métodos y condiciones de trabajo han ido mejorando (afortunadamente).

     Sería muy recomendable que aquellos negocios donde ya se percibe la inseguridad y se suceden los errores, retrasos e ineficacias, tuvieran el valor de abrazar una postura crítica y abrirse al análisis de su situación frente al mercado y a la aplicación de nuevas formas de agregar valor a sus operaciones, si bien desean tener un negocio sostenible en el tiempo.

El poder de las personas como apuesta de futuro

     Es por ello que animo a todas aquellas personas que, ya sea porque desean formar parte de la plantilla de una empresa, o sea porque desean competir en el mismo sector que una de aquellas, desmonten la visión que tenían para acercarse un poco más a la realidad. La situación actual está haciendo que muchas grandes corporaciones tengan que reestructurar sus modelos de negocio para seguir compitiendo en un mercado cada vez más exigente y cambiante.

     Es por ello que a día de hoy tengan más futuro iniciativas ágiles, startups, freelancers y knowmads en general, capaces de adaptarse en muy poco tiempo a los proyectos y a los clientes. De ahí que el talento, la originalidad o la pasión desbanquen equipos de trabajo con métodos obsoletos y excesivamente burocratizados; muchas veces la motivación, las ganas de cambiar o la necesidad obligan a explorar nuevas alternativas de negocio, frente a las anquilosadas estructuras rígidas de una empresa tradicional.

     Por eso, tanto a nivel personal como a nivel empresarial, siempre recomendaré la aplicación de metodología ágil (Lean Management) y un coaching de valor. Esta, sin duda, se trata de una apuesta innovadora y sostenible, dependiente de nuestro propio core personal e independiente de los recursos materiales con que contemos.

Madrid y alrededores – Trabajador autónomo vs. empleados y empresa – para emprendedores, trabajadores y empresarios

     Hoy quiero resaltar la labor de aquellas personas que, desde el esfuerzo personal, consiguen llevar a cabo un negocio de manera productiva, frente a aquellos que piensan que los trabajadores por cuenta propia tienen menos valía que un empleado por cuenta ajena o incluso que una empresa.

     Bien es cierto que una empresa posee un mayor volumen de tareas, de efectivos y de clientes, una infraestructura lo suficientemente desarrollada como para garantizar el cumplimiento de las tareas o la entrega de los productos o servicios solicitados (aparte de otro tipo de burocracia).

     Sin embargo, tratemos de realizar una comparación (si cabe) entre ambas fórmulas laborales. Lógicamente es difícil comparar las tareas especializadas de los trabajadores por cuenta ajena frente a los autónomos multitarea. En una empresa solemos tener miembros de un equipo clasificables en departamentos: administración, adquisiciones (compras), ventas, recursos humanos, contabilidad,… No se trata de pensar en quién tiene mayor mérito (cada cual tendrá sus resultados en términos de productividad personal), sino en la dificultad que supone centralizar todas las tareas que se realizan en una empresa de alguna manera en una sola persona.

Trabajadores autónomos y empleados por cuenta ajena tienen sus propios retos.

Trabajadores autónomos y empleados por cuenta ajena tienen sus propios retos.

     En una empresa los resultados en cuanto a efectividad pueden hallarse en términos globales independientemente del método que usemos (balance final, OEE, productividad, etc.). No obstante, el resultado será la combinación en esfuerzo de todos los integrantes del equipo de trabajo. En el caso del trabajador autónomo se trata del resultado del esfuerzo de la única persona que realiza todas las tareas que sustentan el negocio.

     La dificultad estriba en que mientras para el desenvolvimiento de las tareas en la empresa contamos con la profesionalidad de una o varias personas especializadas en determinados campos, el trabajador por cuenta propia cuenta con su destreza para saber desempeñar y poder llevar a cabo similares tareas. Por otro lado, los empleados cuentan con el problema añadido de que muchas veces han de estar coordinados para poder trabajar en equipo de manera efectiva.

     Actualmente, la figura del trabajador autónomo creo que ha cambiado en nuestro país, pasando a ser una figura indispensable que, aparte de sufrir una de las mayores cargas fiscales en España y la mayor de Europa, demuestra que es capaz de afrontar la difícil situación actual y adaptarse a los continuos cambios del mercado de manera ágil. De ahí la lógica de implantar metodologías ágiles (lean management) también en la empresa, para poder responder de manera sostenible a los requerimientos de unos clientes cada vez más exigentes y volátiles.