Archivos Mensuales: enero 2016

Madrid, Guadalajara – Taller de Coaching para Directivos – Empresas, Empresarios del Corredor del Henares

     El próximo jueves 18 de Febrero, vamos a proponerte un cambio radical en el enfoque para encontrar soluciones en la mejora de las relaciones con su entorno profesional. Este taller está especialmente indicado para directivos de empresa, jefes de equipo al frente de un grupo de personas, trabajadores por cuenta propia y en general para todas aquellas personas que quieran conseguir una mejora sustancial de sus relaciones comerciales y personales.

     Dirección de equipos y estilos de liderazgo bien entendido. Requisitos, perfil y competencias de un líder eficaz, son sólo algunas de las cuestiones que se tratarán en el workshop.

     Sólo hazte estas preguntas: ¿Cuál es nuestra situación frente a nuestros clientes? ¿Estamos aprovechando todo el potencial de nuestro negocio? ¿Responde nuestro plan de negocio al atendimiento de las necesidades reales de nuestros clientes? ¿Cómo mejorar nuestro modelo de negocio?

     El taller tendrá lugar en las instalaciones de UNICEM, en Camino Mejorada 17, Pol. Ind. Las Monjas, en Torrejón de Ardoz, y contaremos con la colaboración de Gransol Eventos para la organización del evento. Al final del acto se dedicará un tiempo para realizar networking y favorecer las relaciones de negocios entre los participantes.

Coaching directivo

Coaching y Liderazgo directivo para dirigir con éxito tu empresa o iniciativa de negocio.

Contenido:

1. Presentación y establecimiento de objetivos: ¿Qué queremos obtener?

2. Puntos clave de mejora de nuestra línea estratégica. ¿Cual es nuestra situación frente a nuestros clientes? ¿Estamos aprovechando todo el potencial de nuestro negocio? ¿Responde nuestro plan de negocio al atendimiento de las necesidades reales de nuestros clientes? ¿Cómo mejorar nuestro modelo de negocio?

3. Herramientas para que nuestro negocio funcione de manera eficaz; Mapa de empatía para conectar con potenciales clientes; Coaching no directivo e inteligencia emocional como vehículo para obtener resultados tanto en la empresa como a nivel personal. Lean Management: gestión ágil para obtener resultados tangibles y sostenibles sin realizar fuertes inversiones de capital.

4. Dirección de equipos y estilos de liderazgo bien entendido. ¿Cómo influyen las relaciones con nuestro entorno? Requisitos, perfil y competencias de un líder eficaz.

5. Perfiles personales y soft skills. Aspectos cruciales para conseguir equipos de alto rendimiento productivo. Conciliación de vida personal y vida laboral.

     Si deseas participar en este taller inscríbete a través de nuestro formulario de contacto indicando tu nombre, (o nombre de tu empresa), correo electrónico y número de teléfono de contacto.

http://www.lyeconsulting.com/contacto/

Madrid y alrededores – ¿Eliminamos a los trabajadores por debajo de su potencial? – para directivos, empresarios y gestores de empresa

     Hoy día contamos con multitud de herramientas que nos ayudan a realizar un seguimiento exhaustivo de la gestión de nuestra empresa o negocio: los Cuadros de Mando Integral (CMI), los Planificadores de Recursos Empresariales (ERP), los Modelos de Gestión basada en la satisfacción del cliente (CRM), son sólo algunos de los ejemplos de este tipo de software de gestión. Hay multitud de empresas y organizaciones que destinan verdaderas inversiones de capital en este tipo de soluciones informatizadas.

     Sin ánimo de menospreciar el alcance de estos sistemas de gestión creo que convendría señalar la enorme repercusión que tiene un aspecto tan sutil como olvidado y es el referido al aspecto humano. Nos encontramos con políticas de empresa y decisiones estratégicas que se sustentan tan sólo en líneas teóricas y cuadran tan sólo en la exactitud lógica de un sistema automatizado.

Equipo de trabajadores

Nuestro equipo de trabajo, pieza fundamental de nuestro negocio.

     Probablemente sea complicado realizar la medición del impacto de indicadores tan volátiles como la motivación personal, la integración en un equipo de trabajo de varias personas, o la efectividad de los resultados atendiendo a la coordinación y confianza entre equipos de dos personas. Efectivamente, son parámetros farragosos y que a los gestores de una empresa no suelen interesar mientras el trabajo se siga realizando.

     Muchas veces nos escudamos en la contratación de personas con determinadas aptitudes técnicas olvidando precisamente rasgos tan determinantes como la capacidad de comunicación con otras personas, las dotes de liderazgo de equipo, o la capacidad para conectar con los demás y de disipar “roces” o conflictos.

     Siendo honestos, ¿cuántas veces no nos hemos encontrado con situaciones de tensión entre los miembros de un equipo? ¿Cuántas veces no nos hemos topado con roces personales, malentendidos, rencillas o tiranteces entre compañeros de trabajo?

     Y pienso yo, ¿no sería mejor reconocer que los recursos humanos no somos equipamiento empresarial sino personas que constituyen el mayor activo con el que cuenta cualquier iniciativa de valor que se precie? ¿No sería mejor tener en cuenta la singularidad que cada persona puede aportar en forma de valor añadido al perfil de su puesto de trabajo?

     Podemos reconocer por ejemplo que la calidez con la que nos atienden al recibirnos en un establecimiento puede conseguir una venta, pero de alguna manera pensamos que los trabajadores han de ofrecer este valor añadido por el mero hecho de desempeñar un puesto de trabajo de cara al público. ¿No será que el empleado no se encuentra agusto con las condiciones laborales a las que se ve sometido?

     Pero sobre todo ¿no sería interesante dedicar más atención a cómo conseguir que nuestros trabajadores se sientan integrados y motivados de tal manera que quieran aportar de manera natural su “valor personal” y todo su potencial en el desempeño diario de su tarea?