Archivos Mensuales: noviembre 2015

Madrid y alrededores – ¿Nueva forma de vender tus servicios o altruismo sin sentido? – para Empresas, Autónomos y Pymes

     Hace pocos días un conocido me comentaba que no entendía mi postura de asistir como ponente de manera altruísta a iniciativas en apoyo a emprendedores, mi participación en plataformas asesorando desinteresadamente a personas con dudas o dificultades en sus startups o incluso impartir gratuítamente sesiones de coaching. De alguna manera sentía que estaba denostando mi profesión, que pronto me arruinaría y que no recibiría a cambio más que buenas palabras de agradecimiento.

     Tras agradecerle su punto de vista le expliqué mi postura. “Hace un año llegué a Madrid sin conocer absolutamente a nadie; era, en efecto, un completo extraño para cualquier habitante de esta región. No contaba más que con un esmerado curriculum vitae y muchas ganas de emprender algo que aportara valor, algo que cubriese una demanda que yo intuía que era necesaria. Huelga decir que era la primera vez que empezaba mi andadura como trabajador por cuenta propia y que no contaba más que con mis propios recursos (que tampoco eran muchos).

Pablo Asensio en una ponencia para emprendedores, empresarios e inversores.

Pablo Asensio en una ponencia para emprendedores, empresarios e inversores.

     A lo largo de los meses he llevado a cabo múltiples tareas, he arrancado mi propia iniciativa de negocio y he procurado tener una serie de servicios que realmente aportaran valor al cliente, a diferencia de la mayoría de empresas sobredimensionadas con costosas infraestructuras cuyos servicios estaban lógicamente agravados por los costes de mantenimiento de las mismas. Y yo pensaba: toda esta estructura no aporta nada al cliente y encima repercute económicamente en su factura. Así pues, mi solución era inmediata. Teniendo un planteamiento fundado en metodologías ágiles (Lean Management) no podía ser de otra manera: eliminar todo lo que no aporta valor al cliente, conservar únicamente lo que le aporta valor y aplicar una mejora contínua”.

     Todo esto me ha permitido no sólo fundar mi línea de negocio con un capital irrisorio sino que he aprovechado todos los recursos existentes a mi alrededor para expandirme. Me desplazo a donde me necesita mi cliente, participo en toda iniciativa de emprendedores porque yo también he estado ahí y porque me permite darme a conocer; esto me permite estar presente en los medios de difusión. Ya he participado como speaker en iniciativas de la Unión Europea, participo en varios eventos de networking, asesoro a cientos de startups, aparezco de vez en cuando en noticias de prensa y participo en cantidad de colaboraciones y sinergias con empresas que, en principio, cualquiera diría que son competidores directos.

     Si me dieran la opción de elegir la manera de desarrollar nuevamente ni idea de negocio sería exactamente la misma. Pienso que uno ha de ofrecerse tal cual es. Debe aportar soluciones de valor a gente que lo necesita y darse a conocer; el cliente aparecerá por sí sólo en cuanto que las personas son lo suficientemente inteligentes como para percibir que tu primer estímulo es encontrar soluciones para ellos, no encontrar fórmulas para obtener su dinero. Prefiero una relación cliente - prestador de servicio forjado desde las buenas prácticas. Y esto, consecuentemente, es un modelo disruptivo que me genera relaciones de negocio fructíferas y fidelizadas desde el comienzo del contacto.