Archivos Mensuales: agosto 2015

Madrid y aledaños – Apertura de los empresarios a las nuevas tendencias del mercado – para empresas, autónomos y emprendedores

     Resulta curioso poder observar que a medida que los empresarios y emprendedores buscan nuevas formas de llegar al cliente son más receptivos a la hora de explorar nuevos métodos que les permitan conseguirlo.

     En mis comienzos tenía mis reservas de que todas aquellas metodologías y técnicas encaminadas a la mejora de la productividad y el valor en los negocios pudieran tener la acogida esperada. Era un cambio radical en la postura de los directores y altos mandos, acostumbrados a dirigir las modificaciones estratégicas que debían adoptarse según la temporada que les tocaba afrontar. Estaban demasiado acostumbrados a estructuras jerárquicas rígidas y a la jefatura de tipo vertical.

Grupo de trabajadores trabajando en equipo.

Grupo de personas trabajando en equipo.

     Con el paso del tiempo, ha quedado patente que los antiguos preceptos comerciales seguidos hasta hace relativamente pocos años han quedado obsoletos. No es que hayan dejado de aplicarse correctamente, sino que ahora el mercado se ha globalizado, se ha convertido en algo dinámico, multicultural y más cambiante, en cuanto que se adapta más rápidamente a los requerimientos puntuales de la sociedad consumidora.

     Ahora prevalece una concepción más ágil de los negocios, desde la gestión hasta la logística, y toda empresa que se precie ha de adaptarse a las nuevas tendencias o corre el riesgo inminente de desaparecer. Toda esta vorágine del cambio ha cogido a muchos directivos desprevenidos; unos por directamente resistirse a cambiar y otros por no modificar sus estrategias del modo correcto, destacando firmas que invertían grandes sumas en software de última generación, en el equipamiento más avanzado, o en reclutar por sistema a los profesionales con más años trabajados.

     Afortunadamente hoy, cuando imparto ponencias me encuentro con un público mucho más abierto y dinámico, deseoso de conocer técnicas más adecuadas al mercado actual, a conceptos que nunca antes habían atendido como es a la integración individual y de equipo a nivel de desarrollo personal, a la consecución de un equipo de personas de alto rendimiento, a una gestión ágil (Lean management), al flujo de información corporativa, a la mejora continua, al cambio cultural, a la creación del flujo de valor y a la eliminación de despilfarros.

     Así pues, esta nueva forma más ágil de adecuarse a los clientes es, tanto para trabajadores por cuenta propia como para los trabajadores por cuenta ajena, un importante punto a tener en cuenta si desean tener presencia y proliferar en el panorama económico actual.

Madrid y alrededores – Los factores clave a la hora de iniciar un negocio – para autónomos, empresas y emprendedores

     Son muchas las personas que a raíz de estar proyectando lanzar una start-up me han preguntado acerca de los “ingredientes secretos” para obtener el éxito seguro en sus líneas de negocio. Y desde mi posición de asesor para JuntoSalimos.org no puedo sino recalcar que no existe una fórmula secreta del éxito. Sí existen condicionantes que te permiten caminar por una senda mejor encauzada al triunfo –o por lo menos a no fastidiarla desde los comienzos- si seguimos una serie de pautas o buenas prácticas bastante bien definidas en sus líneas generales y que permiten una fácil adaptación o interpretación para tu idea de negocio.

La pasión por nuestro trabajo nos motiva y nos retroalimenta.

La pasión por nuestro trabajo nos motiva y nos retroalimenta.

     Y ahí pienso yo que está la magia de una start-up, que tiene por su propia concepción un 90% de riesgo de funcionar o no. Hay ciertamente modelos de negocio a seguir, puedes confeccionar un canvas, puedes realizar focus groups, crear tu producto mínimo viable y pivotar o desarrollar más tu producto o servicio. Pero donde está la gracia es precisamente en la diferenciación, en la forma de entender cada uno la forma de generar un producto o servicio a partir de una necesidad, o simplemente porque da una buena solución a una demanda.

     Si acaso me preguntan cuál sería el ingrediente indispensable, el que nunca puede faltar a la hora de crear nuestro negocio, les diré que hace falta pasión. Tienes que llevar a cabo una actividad que realmente te guste, te apasione o al menos disfrutes realizando. Que sea algo que harías sin recibir dinero a cambio. En la medida en la que desarrolles una actividad que aparte de generarte ingresos económicos te reporte satisfacción y esté alineado con tus valores, vas a lograr sentirte muy confortable en tu día a día, vas a dedicarle horas incansablemente, y la devoción con la cual lo llevas a cabo se va a plasmar en tu dedicación, en el trato al cliente, en la forma de comunicarte.

     Obviamente, una persona que trabaja con entusiasmo, que está motivada e identificada con la labor que realiza, está aportando un valor extra al producto o servicio que comercializa. Es un valor que no se contabiliza pero que es determinante a la hora de captar clientes y fidelizarlos. Este espíritu o filosofía de trabajo, en la cual la persona se siente plena con su labor es crucial para el desarrollo de cualquier iniciativa de negocio individual, así como también para el mantenimiento de cualquier trabajo por cuenta ajena.